Pecar contra tu boca, hasta matarme la locura...

sábado, 14 de agosto de 2010

****A trozos****


Negro. Sé que no puedo sacármelo del pecho, pero aún así sé que mi corazón es de color negro.
Lo siento pesado, pero vacío a la misma vez. Es una sensación que me ahoga, que no deja que pueda moverme. Me debato entre el enfado o la tristeza y paso de un estado a otro en cuestión de segundos. ¿Qué digo segundos? Soy el puto Ferrari que pasa de rabia a melancolía en 6.3".

Y mientras tú. Indiferente a todo lo que te digo, lo que te suplico, lo que te cuento. Déjandome tirada a la 1.30 de la madrugada en una calle porque no quieres hablar de lo que me haces. Del daño que me infliges cada vez que me rechazas, que me dices que me aleje.

Joder, si joder. Después de tanto tiempo... Te odio, si, TE ODIO, TE ODIO...

Con cada puto poro de mi piel. Si fuera lo suficientemente lista, si tuviera las suficientes agallas, cogería al primero que pasase y acabaría con él en la cama. Porque se que te carcomería. Pero jamás dirías nada.

Aún así están estos jodidos sentimientos dentro de este corazón negro. Sean lo que sean...



POR FAVOR, SI ALGUIEN TIENE PIEDAD DE MI, QUE NO ME DEJE SUFRIR COMO LO ESTOY HACIENDO AHORA.

2 comentarios:

  1. no sufras,si quieres te puedo invitar a venir a Alicante para hablar y hablar de lo tontas y desafortunadas que somos

    ResponderEliminar